martes, 6 de octubre de 2009

CAZA DE ANIMALES SALVAJES







Miles de españoles viajan cada año a África para matar animales salvajes



El elefante se caza con las piernas, cansándolo. El león, con el corazón. El búfalo, con los cojones y el leopardo, con el cerebro. El rinoceronte es como una vaca tonta, ni siquiera huye". No es una frase de la película Cazador blanco, corazón negro,un empresario español que organiza safaris, a partir de 2.800 euros, para cazar animales salvajes en países como Suráfrica, Zimbabue y Namibia.
Mas no es el único. Cada año, miles de españoles viajan a África para matar leones, elefantes, leopardos y rinocerontes. Según las compañías de safaris, España ya es la segunda potencia del mundo en número de cazadores en África, por detrás de EEUU. A pesar de su rechazo inicial, muchos conservacionistas admiten, de forma sorprendente, que esta avalancha de cazadores está contribuyendo a la conservación de las especies.
No obstante, los cazadores españoles no viajan a África para conservar la fauna. En España, un permiso para cazar una cabra montés puede costar hasta 12.000 euros, mientras que en Namibia el precio de matar un kudú, una especie de antílope, es de 750 euros.
El problema es que hay señores que pagan un dinero y quieren cazar 12 animales. En África, en todo caso, la conservación de la biodiversidad dista mucho de ser una prioridad de los Gobiernos. Por eso, cualquier iniciativa de carácter medioambiental tiene que ser capaz de autogestionarse. Si la población local no obtiene una contraprestación, la conservación es una batalla perdida.
Por ello, países del sur del continente, como Namibia, Botsuana y Suráfrica, han adoptado la caza regulada como un mal menor.
En España, se ha puesto de moda ir a cazar a África.
No, lo que está de moda es la caza en corrales en África del Sur, en granjas cercadas en las que te sueltan los animales que quieres. Es un safari de plástico, cazan animales que no tienen escapatoria. El cazador de hoy en día ha degenerado completamente. La forma en la que se está cazando actualmente es de vergüenza. Van allí y asesinan a un pobre impala y a tres facóqueros mientras beben en una charca. Lo único que les interesa es la piel del león, los matan según salen de las jaulas. Si lo único que quieren es la piel, que la compren en un taxidermista.
Los cazadores españoles disparan desde el coche, incluso por la noche, con faros, o en las aguadas mientras los animales están bebiendo. Y lo venden como si fuera la hazaña del siglo. Se hacen todas las amoralidades e ignominias imaginables.
Es ilegal, pero además no tienen ética cinegética. La gran mayoría son vulgares matarifes que lo único que quieren es matar y matar. Y luego a la piscina del hotel, porque se han cansado de tanto disparar desde el coche.
Muchos conservacionistas defienden la caza en África. ¿No es una contradicción?
Con la caza, sacrificando una minoría se protege a la mayoría. No puedes pretender que no se cacen elefantes en Botsuana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada